Sunday, July 06, 2008

Dos de julio ¿se olvidará?

Esta semana se cumplieron dos años de las elecciones de 2006 en México, donde la derecha y los sectores conservadores del país “derrotaron” a una izquierda que nunca se había visto tan unida ni quizá tan fuerte en la historia de nuestro país. Dos años después y a esta distancia sigo pensando cómo sería el país si el presidente “electo” fuera López Obrador y no el actual, que cada día se ve más insignificante y con menos cabello. Quizá no habrían muchas diferencias, en el desarrollo económico, finalmente seguimos y seguiremos siendo dependientes de la economía norteamericana; el narco seguiría fuera de control; la corrupción apareciendo en todas las esferas de la vida. Pero también pienso y creo que si la izquierda tuviera hoy el poder México estaría menos dividido y fragmentado por ese odio que el PAN se ha encargado de alimentar a través de los medios de comunicación. Esa intolerancia, ese desprecio a la gente que tiene una opinión igualmente válida y valiosa quizá sea la diferencia más radical; la derecha no ha sabido fomentar la unión, su mensaje es que el pueblo, los nacos, la perrada no saben ni se pueden gobernar. ¿Será cierto? Por supuesto que la izquierda no pretendería vender a Pemex con mentiras sobre alianzas y tesoros bajo el mar, no lo haría porque no tendría ningún favor que pagar a la clase dominante que es la que finalmente sostiene al gobierno actual. Me entristece pensar cómo una democracia prometedora se ha estancado, perseguida por su ancestral visión de los vencidos, de una sociedad donde por fuerza deben haber pocos beneficiados y una inmensa mayoría de jodidos. El lunes pasado mi amigo Zaheer nos invitó a un concierto por el día nacional de Canadá, en la plática Zaheer se lamentaba del gobierno militar de su país -Pakistán- y aseguraba que la democracia traería el desarrollo a millones de pobres en una nación donde conviven en una disparatada desigualdad 100 millones de pobres y un ejército con armas nucleares. En fin, le conté un poco del casi mexicano a Zaheer, si la democracia lo curara todo otra historia sería, obviamente Zaheer no se inmutó, “en ese caso ustedes eligieron mantener su desigualdad y sus estructuras de injusticia, pero al menos lo eligieron”. Nada más cierto.

2 comments:

Pucca said...

Yo creo que no, que ese dos de julio no se olvidará. Esa elección fue un parte aguas en la historia mexicana, creo que las ideas de derecha e izquierda nunca estuvieron tan encontradas, frente a frente, con el mismo poder detrás.

Creo que a partir de ese día muchos mexicanos no preocupados, hasta ese momento, por la política, se involucraron.

Y es justo ahí es donde yo pongo la esperanza, no solo en los políticos, sino en los gobernados, en sus peticiones y en sus exigencias.

Seguro que no se olvidará, unos de un lado, y otros del otro, pero nadie olvidará.

Oscar Ugalde Tinajero said...

Creo que el dos de julio es para los perredistas e izquierdistas el emblema del "ya merito". El rango que recibirá este día, estará junto a las derrotas mundialistas de la Selección Mexicana en octavos de final, o a los quince metros que el Sargento Pedraza estuvo del oro en las Olimpiadas del 68, o a los 5 ensordecedores segundos que no permitieron escuchar el nombre completo del Chavo del Ocho (jejeje) Saludos primo!!!