Friday, January 18, 2008

De la niñez en estas tierras...

Del incontenible envejecimiento de Europa había escuchado mucho, mitos urbanos sobre pagos, excepción de impuestos y otras maravillas con las que los gobiernos premian a las parejas que tienen bebés. Quizá suena inceríble pero es real. Basta salir a la calle para ver que los carritos motorizados y las sillas de ruedas superan en número a las carreolas. Aquí en Inglaterra todo niño recibe una pensión universal de 300 libras mensuales, los padres trabajadores gozan de vacaciones por el nacimiento de un hijo y las mamás trabajadoras pueden dejar sus trabajos los viernes al medio día entre otros beneficios. En España hay municipios que organizan fiestas comunitarias para fomentar la procreación y cada hijo es premiado por 1,000 Euros del gobierno.

Sin embargo, a pesar de mas días de vacaciones, de los impuestos reducidos y los cheques del gobierno, la decisión de ser padres, al menos en Inglaterra es solo para los valientes. Y es que la mayoría de los niños de Europa (he escuchado lo mismo de EUA) sufren una metamorfosis de mala educación, como si los pecados de occidente se concentraran en las pobres criaturas que de bebés adorables pasan a ser escuincles odiosos, que exhiben sus berrinches en los trenes, gritan a sus padres con la autoridad de adultos y abusan de su privilegiada posición de intocables. Una nalgada correctora basta para ir a la cárcel si el retoño de 4 años denuncia semejante castigo ante la escuela. Nunca me ha sido fácil la convicencia con niños, pero ver a los rapaces ingleses definitivamente aleja de mí cualquier instinto de paternidad. ¿Por qué los niños se vuelven pequeños monstruos? En el futuro el tema seguramente llenará bibliotecas e inspirará doctorados pero por el momento lo adjudico a razones culturales, a la libertad de occidente, al acceso a la tecnología (¿serán los videojuegos?), a la prosperidad económica, al ambiente social... quiza simple genética (todo niño es un vikingo en potencia). Mi amiga Bene, que tiene un bebé de un año me dijo hoy que después de padecer el comportamiento criminal de sus sobrinitos consideró seriamente no enseñarle a hablar a su propio hijo jamás, quizá así perpetuaría su inocencia. Todos en la oficina la desaconsejamos, algún día el rapaz podría escapar y aprender a hablar en la calle y, definitivamente es preferible el vocuabulario casero a que termine hablando con acento rapero o hip-hopero (con perdon de todos los raperosy hip-hoperos de las pandillas del mundo) o peor aún, que se convierta en cantante de dicho genero… Finalmente Bene me dice con sabiduría que uno puede no soporar su presencia, incluso detestarlos, pero no todo es tan malo, ella afirma ser la mujer más feliz del mundo con su hijo... que aún no habla. Yo por las dudas procuro estar alejado de los rapaces, sean pacíficos o no, prefiero limitarme a mirarlos cuando pasan en sus carreolas con cubiertas antilluvia, envueltos en mini-sleeping bags para protegerlos de frío. Ya crecerán y torturarán a sus padres que pagarán menos impuestos a cambio de soportar el crecimiento del futuro europeo.

6 comments:

Angs said...

Justo eso esa idea fue mi tormento durante la semana, la idea de tener un bebé no es definitivamente mi plan..a veces me asusta la idea de estar renunciando a una de las funciones de mi cuerpo...pero simplemente no es momento...no ahora...chale mi mama a los 28 ya tenia 3 retoños..que fuerte

Gustavo said...

Pues la abuelita promedio a los 28 ya andaba por el doble y apun así la idea de uno solo no me termina de convencer... me niego y eso que a mí no me dolería nada...jajaja

KAJA said...

para una mujer siento que es como la pérdida de la individualidad y la independencia.
No tengo ninguna prisa y no se si algún día lo sienta, por el momento vivo feliz de tener medios para poderlo controlar.

behappytoday said...

En mi opinion,El problema no son los ninhos, sino los padres y madres de estos ninhos, que los traen al mundo sin que les hayan pedido nacer... y entonces cuando estos padres no han trabajado individualmente sus problemas y sus miedos se los transmiten a sus hijos contaminando sus almas sus mentes...ha de ser bonito tener hijos cuando tienes la madurez emocional y la fueza fisica para criarlo y educarlo para hacerlo una buena persona, tu y Daniela son muy buenas personas, pero quiza aun no estan en su momento de procrear, me dara mucho gusto conocer en unos 10 anhos a un ninho suyo, pues seguro le transmitiran los idealesy la inteligencia que ambos tienen y sera un bebe grandioso y no monstruoso... yo por mi parte te digo que por ahora no tengo ganas fisicas ni la estabilidad economica para tener un ninho, pero dentro de unos cinco anhos mis situacion cambiara y creo que me daran ganas de transmitir de mi a alguien que tenga mi propia sangre...

charitina said...

ESO be happy! tú si sabes ser happy...no se azoten... solo son ninhos. y no son ellos el problema...
bueno es un tema complicado y ya si les cae un día uno vamo a ver!

dosdemacizacontodo said...

Cómo esperas que un mocoso británico crezca tierno y amoroso después de pasar sus primeros anios de vida detrás del plástico de una carreola?!!. Alguna vez le pregunté a una amiga del trabajo si cargó a su hijo durante su infancia y afirmó que muy pocas veces. La carreola es lo más cercano al calor materno que se tiene aquí.